Breaking News

El impacto de un asteroide que mató dinosaurios desencadenó un “mega-terremoto” de meses de duración, según muestra una investigación

El devastador impacto del asteroide que acabó con los dinosaurios puede haber desencadenado un poderoso “mega-terremoto” que sacudió la Tierra durante meses.

Hace 66 millones de años, un cuerpo masivo del sistema solar: ahora conocido como el asteroide Chicxulub – colisionó con la Tierra, excavando un enorme 180 km (Cráter de impacto de 110 millas) de ancho en lo que más tarde se convertiría en la Península de Yucatán.

Esta colisión desencadenó una cadena de eventos catastróficos que, combinados con la devastación causada por el ataque inicial, acabaron con el 75 por ciento de toda la vida en la Tierra.

Ahora, una nueva investigación que analizó los registros geológicos de este período traumático en la historia de nuestro planeta ha revelado que el impacto devastador puede haber desencadenado un “mega-terremoto” que duró semanas o incluso meses antes de disminuir.

La investigación fue presentada el 9 de octubre en la reunión anual de la Sociedad Geológica de América. por Hermann Bermúdez de la Universidad Estatal de Montclair, uno de los científicos que trabajó en el estudio.

En 2014, Bermúdez descubrió una serie de diminutas esferas y fragmentos de vidrio, de aproximadamente 1 milímetro de tamaño, enterrados entre los sedimentos en la isla Gorgonilla, ubicada frente a la costa occidental de Colombia.

Estas diminutas reliquias se formaron el día en que el asteroide Chicxulub golpeó la superficie. El impacto arrojó grandes cantidades de material fundido a la atmósfera, que posteriormente se fusionó, se enfrió y volvió a caer a la Tierra como bolas de vidrio y escombros de forma irregular.

En el momento en que impactó el asteroide, el sitio que Bermúdez había excavado estaba en realidad bajo el agua. A pesar de que se encontraba a unos 3.000 km (1.860 millas) del lugar del impacto, el paisaje submarino se deformó por la fuerza del evento. Las huellas de esta deformación, que se extendía de 10 a 15 m (30 a 50 pies) bajo tierra, aún son evidentes hasta el día de hoy.

Bermúdez y sus co-investigadores también documentaron fallas, grietas y evidencia de un proceso llamado licuefacción, en el que los sedimentos saturados de agua fluyen libremente como el agua bajo la influencia vibratoria de un terremoto, en México y Estados Unidos.

De acuerdo a un presione soltar de la Sociedad Geológica de América (GSA) que describe la presentación, el terremoto que sacudió la Tierra a raíz del evento de extinción fue aproximadamente 50,000 veces más poderoso que el terremoto de magnitud 9.1 que devastó Sumatra en 2004.

Los investigadores encontraron que la interrupción causada por el temblor se extendió a través de la capa de sedimento desde el punto en el que chocó el asteroide, hasta donde el equipo encontró las diminutas esferas de vidrio en la isla Gorgonilla.

La evidencia geológica muestra que el super-terremoto debe haber durado las semanas, o incluso los meses, que los escombros expulsados ​​por el impacto habrían tardado en descender a través de la atmósfera y, posteriormente, del medio ambiente oceánico, para asentarse en el lecho marino.

Justo encima de esta capa, el equipo descubrió las esporas de los helechos, lo que indicaba que el ambiente se había asentado lo suficiente en este punto para permitir que la vida vegetal se restableciera.

El daño causado por el terremoto se habría sumado a la devastación causada por los poderosos tsunamis y la circulación de escombros atmosféricos provocados por el evento.

La NASA y sus socios completaron recientemente la primera misión de defensa planetaria del mundo — la prueba de redirección de doble asteroide (DART) — durante el cual estrelló una nave espacial contra la superficie de un asteroide distante en un intento de alterar su trayectoria orbital.

La agencia espera que esta misión sea el primer paso en el camino hacia el desarrollo de una estrategia efectiva que algún día podría salvar a nuestra raza, y a toda la vida en la Tierra, de los peligros de otro impacto de asteroide potencialmente devastador.

Asegúrese de revisar página de ciencia de IGN para mantenerse al día con los desarrollos más grandes y extraños en el mundo de la ciencia.

Anthony Wood es un escritor científico independiente para IGN.

Crédito de la imagen: Vadim Sadovski

About admin

Check Also

Apuesta de fútbol del jueves por la noche Más/Menos

jueves, 1 de diciembre 8:15 p. m. hora del Este Vídeo de Amazon Prime Probabilidades …

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *